Hermanas Mirabal

Las Hermanas Mirabal

Fueron tres hermanas dominicanas que se opusieron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, conocidas como Las Mirabal o Mariposas (Patria, Minerva y María Teresa Mirabal).Las tres fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960.

Aída Patria Mercedes Mirabal Reyes de González fue una mecanógrafa y activista dominicana. Llamada “Patria” por haber nacido un 27 de febrero, fecha en la cual se conmemora la independencia de la Republica Dominicana. Desde pequeña tuvo afición por la pintura, creando obras de singular belleza, ternura y armonía. Terminó sus estudios de la enseñanza intermedia y se graduó en dactilografía en el Colegio Inmaculada Concepción de La Vega.

María Argentina Minerva Mirabal Reyes de Tavárez fue una abogada y activista dominicana; Minerva fue una de las primeras mujeres en obtener el título de Derecho durante la dictadura, egresada de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Desde muy niña se destacó por su inteligencia: a los cinco años ya sabía leer y escribir correctamente, y a los siete recitaba versos de los clásicos franceses, como Víctor Hugo. A los doce años de edad, sus padres la mandaron al Colegio Inmaculada Concepción de La Vega en la provincia La Vega junta con sus hermanas Patria y Dedé. Se graduó en el año 1946 en Letras y Filosofía. Le gustaba escribir y leer poesía, especialmente la de Pablo Neruda.

A Minerva, como a Patria, le gustaba el arte, especialmente el de Picasso.

Antonia María Teresa Mirabal Reyes de Guzmán  fue una agrimensora y activista dominicana.

Asistió al Colegio Inmaculada Concepción de La Vega después que sus hermanas ya se habían graduado. En 1954, se graduó del Liceo de San Francisco de Macorís en matemáticas y luego siguió con sus estudios en ese sujeto en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Historia

Las hermanas Mirabal crecieron en un hogar rural acomodado de la sección Ojo de Agua en el municipio Salcedo. Cuando Trujillo llegó al poder, su familia perdió casi toda su fortuna. Las Mirabal creían que Trujillo llevaría al país al caos y por ello entraron a formar parte de un grupo de oposición al régimen, conocido como la Agrupación política 14 de junio. Dentro de este grupo eran conocidas como Las Mariposas, se les conocía así, porque ese era el nombre con que Minerva se identificaba en las relaciones políticas.

Dos de las hermanas, Minerva y María Teresa, fueron encarceladas, violadas y torturadas en varias ocasiones, una de ellas fue en la cárcel La Victoria. Ellas y sus esposos fueron sometidos a una cruel tortura durante el régimen de Trujillo. A pesar de estas situaciones, continuaron en su lucha por terminar con la dictadura. Después de varios encarcelamientos, Trujillo decidió terminar con las hermanas.

En un gesto extraño, el 9 de agosto y por disposición expresa de Trujillo, Minerva y María Teresa Mirabal fueron puestas en libertad. Sus maridos, sin embargo, continuaron en prisión. Estas disposiciones de Trujillo tenían doble propósito: por un lado, pretendía demostrar su “generosidad”; por el otro, les daba la libertad a aquellas personas a quien él quería seguir hostilizando. Este ultimo era el caso de las Mirabal.

El 25 de noviembre se decidió entonces ejecutar el macabro plan de Trujillo en contra de las hermanas; quienes fueron a visitar a sus esposos encarcelados. Tras despedirse de sus respectivos maridos, en el patio de la fortaleza, las tres mujeres y el chofer, salieron rumbo a Salcedo.

Ya fuera de Puerto Plata, el jeep se desplazaba por la serpenteante carretera y al llegar al puente de Marapica, fueron detenidos por cuatro hombres que iban en un cepillo, el cual atravesaron en medio del puente. Las tres mujeres fueron obligadas, a punta de pistola, a subirse al asiento trasero del vehículo de sus verdugos, mientras tres de estos se montaban con el chofer en el jeep, dirigiéndose hacia La Cumbre donde estaba la casa, en la que les esperaba el capitán Peña Rivera para darles las instrucciones finales.

Los dos vehículos entraron al patio de la casa. Las hermanas y el chofer fueron llevados a la fuerza por los sicarios dentro de la casa. De inmediato, Peña Rivera hizo una seña a de la Rosa para que actuaran, retirándose hacia una lejana habitación de la casa. Entró a la casa y los repartió entre sus otros tres compañeros que debían ejecutar el plan, al igual que pañuelos para ahorcar a las víctimas.

Fue así entonces que durante varios minutos unos quejidos y alaridos que no pudieron escucharse fuera de la estructura de la vivienda construida de adobe y forradas de caoba fueron emitidos, y con la respiración entrecortada, los sicarios dieron por terminada su labor de exterminio.

Los cuerpos de las mujeres y el hombre ya no hacían ningún movimiento convulsivo, las apalearon hasta morir para luego introducir los cuerpos en el coche y simular un accidente de tráfico. El sargento de la Rosa se dirigió entonces al aposento donde estaba Peña Rivera y le dijo: “Señor, misión cumplida”. 

Repercusiones

Trujillo creyó en el momento que había eliminado un gran problema. Sin embargo, el asesinato le trajo muchos inconvenientes y fue el principio de su desgracia. La muerte de las Mirabal causó gran repercusión en la República Dominicana. La publicidad resultante provocó que el pueblo dominicano se mostrara cada vez más proclive a apoyar a las Mirabal y sus ideales. Esta reacción contribuyó a despertar conciencia en el público, y finalmente culminó con el asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961.

Asesinos intelectuales

Chasis del Jeep en el que viajaban Las Hermanas Mirabal junto a Rufino de la Cruz en Ojo de Agua, Salcedo.

Rafael Leónidas Trujillo, Generalísimo y jefe de estado de la República Dominicana.

José René (Pupo) Román Fernández, Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas.

Cándido Torres Tejada, Jefe de Operaciones del Servicio de Inteligencia Militar en la estación central en Ciudad Trujillo.

Ejecutantes

Víctor Alicinio Peña Rivera

Ciriaco de la Rosa

Ramón Emilio Rojas Lora

Alfonso Cruz Valerio

Emilio Estrada Malleta, de origen cubano.

Néstor Antonio Pérez Terrero

José Andeliz




Leave a reply